jueves, 7 de agosto de 2008

Todavía


Sé que no se puede cambiar el mundo fácilmente, no soy ingenua. Pero también sé que para cierto tipo de ser humano es imposible aceptar el mundo como está, y que no podrá vivir tranquilo si no hace algo al respecto (algo, cualquier cosa, aunque sea en su cuadra).
Hay causas justas, sin duda. Que haya personas podridas alrededor, es otra larga historia. Lo que sí es cierto, es que gracias a los rebeldes el mundo sigue avanzando.
Por mi parte, ahora me conformo con no ser indiferente. Ya no salgo a apoyar y a gritar a las calles, encapuchada o no, es cierto. Pero, como periodista, artista y humanista, no puedo cerrar los ojos, no puedo simplemente decir “así son las cosas, no se puede hacer nada, yo estoy medio bien y eso es suficiente”. Si negarme a hacerlo es ser trasnochada, pues lo soy y ya.
Ser indiferente puede parecer cool y muchas buenas personas se disfrazan así para caer bien. Mi esperanza es que haya más personas en el otro extremo, más de los que piensan en otros antes de encerrarse en su mundito, intoxicados en su aburrido yoyismo.

5 comentarios:

Leon dijo...

Es necesario impulsar los cambios que consideremos importantes. Para mí el medioambiente va primero, seguido del combate a la ignorancia en todas sus manifestaciones. Hay que hacerlo, si queremos que este mundo llege medio bueno a los que vienen atrás. Y es cierto, la rebeldía debe rendir frutos. Ya lo dijo Mick Jaegger, en una entrevista concedida cuando cumplió 50, "...te digo, hay que ser rebelde, pero con responsabilidad...".

Patricia Cortez dijo...

rebelde con responsabilidad me huele a incendiario a los 20 y bombero a los 40, no he dejado de ser incendiaria, aunque me quede sin amigos, sin trabajos y sin muchas otras cosas. la comodidad me hace doler el trasero, hablar con "propiedad" es un fastidio. que bueno saber Jessica que todavìa tenemos sangre en el cuerpo

J M dijo...

León: totalmente de acuerdo. Aunque yo pondría primero el combate a la ignorancia...
Patricia: qué buena onda saber de ti, compañera humanista.

Sergio Espada Umaña dijo...

Creo que cada quien trabaja desde donde puede construir algo. Lo importante creo, es ser conscientes de que la vida es dura y que nada está fuera de nuestro alcance es más estamos en el todo, sin quererlo o no. Algo que comenta en la Revista de la USAC, MARCELA GEREDA , abr-jun 07: "Sobre las maras en Guatemala y Cultura del terror", citando a Pierre Bourdieu Q.D.E.P: "La representación ideológica de la división entre jóvenes y viejos otorga a los más jóvenes ciertas cosas que hacen que dejen a cambio otras muchas a los viejos". Perdón me pelé.

Juan Pablo Dardón dijo...

Tan bonito que canta Silvio verdad? Voto por la muerte a la ignorancia. Eso es la solución a todo.