jueves, 21 de agosto de 2008

Los cuadrados ¿son más?


No termino de sorprenderme de lo conservadores que son quienes me rodean, y lo diferente que soy a ellos.
Muchos son excelentes personas, tienen talentos, virtudes y habilidades, puedo conversar alegremente con ellos. Pero, debo confesar, la armonía se logra porque soy complaciente.
Me explico. Si ellos o ellas empiezan a exaltar la iglesia, los valores morales tradicionales, la supremacía del hombre (solapadamente claro), que si es pecado tal o cual cosa, yo asiento sonriente y pestañeo en señal de “como tú digas”. En cambio, si digo lo que pienso (de dios, de las drogas, del aborto, del suicidio) me dejan hablando sola y no vuelven a hablarme.
Por eso suelo no compartir mis ideas.
Las ateas izquierdosas feministas con tendencias suicidas y proclives a la expansión de la mente por métodos alternativos también tenemos derechos. Así como respeto a la mayoría de personas (menos a los chafarotes y los diputados), espero que también me respeten a mí.
Y cuando digo que las decisiones de la mujer deben respetarse en todo sentido, también hablo de ti, Leslie. No quiero que cambies de opinión, tú sabrás lo que más te conviene. Lo que no quiero es que se condene a los que pensamos diferente.
Respeto la vida totalmente, pero la respetaría más en una sociedad menos mojigata y sin doble moral.

6 comentarios:

Duff Man dijo...

Paciencia, amiga, paciencia. Esto es como cambiar de colegio, nuevas gentes; todo, todito tiene su peculiar naturaleza. Yo me disparaba comentarios de humor negro, afro-descendiente, por eso me conocían... decía muchos "maldita sea" y otras expresiones por el estilo.

Un abrazo pa' ti!

Sergio Espada Umaña dijo...

HARMLESSLY PASSING YOUR TIME
IN THE GRASSLAND AWAY;
ONLY DIMLY AWARE OF A CERTAIN
UNEASE IN THE AIR.
YOU BETTER WATCH OUT,
THERE MAY BE DOGS ABOUT
IVE LOOKED OVER JORDAN, AND I HAVE SEEN
THINGS ARE NOT WHAT THEY SEEM.
WHAT DO YOU GET FOR PRETENDING
THE DANGERS NOT REAL.
MEEK AND OBEDIENT YOU FOLLOW THE LEADER
DOWN WELL TRODDEN CORRIDORS
INTO THE VALLEY OF STEEL.
WHAT A SURPRISE!
A LOOK OF TERMINAL SHOCK IN YOUR EYES.
NOW THINGS ARE REALLY WHAT THEY SEEM.
NO, THIS IS NO BAD DREAM.

CON ESTA ESTROFA DE SHEEP/ANIMALS/PINK FLOYD, EXTIENDO MI OPINION, ANIMO JESSI.

Patricia Cortez dijo...

los que pensamos así vivimos una especie de doble vida, callandonos comentarios en algunos lugares...
triste paísito

Leon dijo...

Yo siempre, por decir lo que pienso, no he sido bienvenido en algunos circulejos, pero en otros he sido líder. Es relativo, pero, siempre también, hay que saber callar en ciertos momentos, no sea que lo linchen a uno.

Víctor del Cid dijo...

Me parece que la gente teme emitir sus opiniones, no vaya a ser que se quemen en el infierno por decir que dios no existe (o por escribir la palabra dios sin la d mayúscula), que la virgen María no se murió virgen o que el Papa y sus cuates piensan en sexo. Por mi parte creo que es sano exponer tu forma de pensar directamente. Entiendo que esto cause inconformidad en la gente que te rodea, pero creo que reprimirte es negar lo que realmente sos.

José Joaquín dijo...

Vaya si no son temas peludos de los que hablás. Y sucede también a la inversa, mi estimada, y ya lo habrás comprobado: a veces, las feministas dicen lo que piensan (y hacen bien) pero no te aceptan ninguna idea que no se las de ellas.

Eso se da en cualquier grupo humano.

En el asunto de la iglesia y las drogas, creo que la cosa se puede discutir porque en realidad la cuestión no es de vida o muerte. Pero en el aborto y el suicidio es donde empieza realmente lo peludo y generalmente las posiciones encontradas nunca encontrarán acuerdo, porque no hay tanto espacio para decidir casi.

Por ejemplo, yo estoy en contra del aborto. ¿Soy un conservador? ¿O solo opino diferente?

El suicidio es un tema fascinante, siempre y cuando no sea alguien de tu familia o amigos. Yo lo único que puedo entender en este tema, es que a veces, el dolor (de cualquier índole) es tan extremo para una persona que su única salida es el suicidio.

Pero en realidad hablabas de que querés que te escuchen y acepten al igual que escuchás y aceptás a los demás. Y yo me metí a tirar mi rollo. Solamente sucede que en ciertas cosas, en ciertos temas, nunca habrá grandes acuerdos. Y así, sólo podemos terminar peleados.