lunes, 4 de agosto de 2008

La vida secreta del amor


El primer dato sorprendente que escuché sobre el amor (de pareja), fue uno del Discovery Channel hace años. Según un documental, la reacción del cerebro ante este sentimiento es muy parecida a la que se obtiene al consumir cocaína. Trent Reznor tiene razón cuando canta You are the perfect drug entonces.
El problema es que, a diferencia de la cocaína, el amor no solo es permitido sino que es sobrevalorado. Se le exalta como algo indispensable, un must en la vida. No es raro que los demás consideren a una persona “incompleta”, “desdichada”, “salada” y/o “con problemas” si no tiene a su media naranja a la par. No importa cuánto disfrute de la compañía de otros, del sexo, qué tan exitoso sea en los otros ámbitos, siempre se le conocerá como “solitario”.
Luego estuve leyendo, por razones de trabajo, claro, acerca de las dependencias. La dependencia afectiva es un mal de nuestros tiempos y la sufren millones de personas. Almas piadosas que lo soportan todo (y quiero decir TODO) en nombre del amor. Aquello de “pégame pero no me dejes” es una realidad, prefieren una vida de humillaciones, antes de sufrir el síndrome de abstinencia del amor.
Y hace unos días vi otro programa de televisión, esta vez en Nat Geo. Verán, soy adicta (otra que bien baila) a todo lo que tiene que ver con la ciencia forense criminológica. Pues el programa se trataba acerca de los asesinos en serie y sus secuaces. Sorprendentemente, muchos son parejas sentimentales.
Una psiquiatra bien planchada y acreditada, dijo que el enamoramiento es un ataque de locura y de estupidez. Literalmente, dijo que la persona perdidamente enamorada es peligrosa, capaz de cualquier cosa. Además, aclaró que estas teorías en el mundo en que vivimos, que exalta la emoción de estar enamorados, no tienen muchos seguidores que digamos.
Así como unos se ponen a dieta, cambian el color de cabello, su estilo de vestir o de hablar y gastan hasta lo que no tienen para complacer al amado o amada, existen otros que son capaces de matar y descuartizar si el susodicho peor-es-nada se lo pide. No faltan los que roban, estafan, abandonan a inocentes niños, desvían fondos del congreso y mienten bajo juramento como una prueba de amor.
Estos estudios han demostrado que hasta el más inteligente de los mortales, bajo los embrujos del amor, se vuelve un pelele sin voluntad.
Lo bueno, o lo malo, es que es una locura temporal, como el efecto de la cocaína. Más tarde o más temprano, la víctima despierta, en el peor de los casos junto a un ser que al final de cuentas no es tan maravilloso ni valía tanto la pena.
En el mejor de los casos, junto a una persona normal con defectos y virtudes, pero simpática y madura con quien construir una relación de verdad.

5 comentarios:

Leon dijo...

Shi, shiii... Me acojo a la Quinta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos: nadie está obligado a declarar en su propia contra. Mientras, me quedo mudo, mientras proceso...

el VERDE !!! dijo...

Bueno, de momento me confieso cocainómano... aún no despierto con el efecto "coyote ugly", y como Amy Winehouse me rehúso a ir a rehab, jaja.

Sergio Espada Umaña dijo...

El amor, principio de nuestros vicios. Inocencia del amor: Inocentemente pecas, inocentemente te condenas.
Jessica, que tema tan complicado, veo que en esto hay resabios para los sabios.

Juan Pablo Dardón dijo...

Por investigaciones literarias, compré un libro que se llama El arte del Crimen, un análisis de los personajes artísticos (novela, lírica, ópera, plástica, teatro) con tendencias hacia el delito, homicidio, suicidio, etc. Iluminador. Luego de ver esos programas, de los cuales también soy seguidor (aunque la serie se llama Índice de Maldad y es del Discovery) la condición humana se mantiene, así sea un arranque de celos a lo Otelo o un plan perfecto Zodiaco. Saludos!

Peter Custo dijo...

MIGUEL desdeTenerife el amor lo puede todo , es cosza devalientes el amor no se ha conocido nada igual amese los unos a los otros esto me suena estoy loco de amor si tu medices ven lo dejo todo que no haria yo por amor el amor esun estado maravilloso y nada artificiosos el poder del amor los latinoamedrican os estais muy influenciados por elimperio Yankie mirar más para vuestra rica cultura .