martes, 25 de noviembre de 2008

Se necesitan periodistas

Estoy recibiendo un curso de lo más interesante. Verán, yo no estudié periodismo, sino letras. Esta profesión no era mi vocación inicial, digamos, pero una vez me dieron la oportunidad me gustó. En ese entonces, hace 5 años, me contrataron para que contara la realidad por medio de relatos. Qué tiempos aquellos. Ahora le entro a lo que sea…
Lo que necesitaba saber, lo fui aprendiendo en la marcha. Claro, no fue fácil, todavía me falta. Tuve grandes maestros, en persona y a la distancia, que me inspiraron.
La mayoría de personas cree que hay algo “emocionante” o “chic” en ser periodista. A veces sí, muchas otras no. Definitivamente no es una profesión aburrida, cada día hay algo nuevo.
El domingo próximo, 30 de noviembre, es el “Día del periodista”. Excusa perfecta para organizar y asistir a alegres fiestas. Fingiendo por un día que somos un gremio unido, compartimos con colegas de todos los medios los traguitos, las boquitas y hasta el baile. Recibimos agradecimientos y regalitos por hacer un trabajo tan importante para la sociedad.
Sin embargo, no me pareció que sea así ahora que estoy recibiendo este curso sobre periodismo de investigación. Haciendo conciencia, estamos mal, muy mal.
Se necesitan más periodistas con buen “ojo” y colmillo, que hagan evidente lo que está oculto, lo que la gente necesita saber. Que visibilicen lo importante, que ignoren lo obvio. Que busquen y descubran sus propios Watergates en un país donde debe haber uno en cada esquina. De aquellos románticos que no se dan por vencidos, que buscan historias incluso donde pareciera que no las hay.
En cambio, somos reporteros de declaraciones, de nota roja y amarilla, de contenidos light, de agenda comprometida (comercial y políticamente). Expertos del copy-paste, de la entrevista telefónica y por email, consultando una y otra vez a las mismas fuentes. Periodistas que le temen a la verdad, que no quieren riesgos, no quieren complicaciones, pero sueñan con premios y viajes.
De esos, abundan.

9 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

Ay amiga!!! lo triste es q uno entra con todas las ganas, pero se topa con decisiones editoriales e influencias de accionistas... con los dueños de la tienda, pues.

Q bueno q se dan espacios pa oxigenar el periodismo, chapín sobre todo...

Un abrazote, q no te desinfle la realidad del medio, y conserva tu mirada (aunque sea pa proponer) y si no tenés espacio en las páginas conocidas, pues los alidados de toda la vida y la mara bloguera siempre está al tanto de lo nuevo.

El Aguafiestas dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Sacamos artículos cual maquila en época alta.
Yo pensé que había trabajado periodismo investigativo, pero luego de los primeros días del curso, me di cuenta todo lo que falta por hacer.

Abril dijo...

Bueno definitivamente el periodismo no es mi rollo. Pero casi todos los de aca de los blogs son periodistas. Cosa que me ha encantado tremendamente!.

Yo siempre le voy a la verdad, perooo como dice el Verde, las cosas aveces se salen de tus manos. Bueno igual por el cariño que les he tomado a casi todos estos blogueros que si son o estudian o trabajan en el ramo.... y a ti especialmente...

Feliz dia del Periodista!

Nicté dijo...

te otorgué un premio, está en mi blog. Saludos

Nancy dijo...

Hola Jessica, no conocía tu blog pero qué bueno que Nicté te dio un premio y, a través de ella, llegué hasta acá.
Felicidades, tus puntos de vista me parecen muy acertados, interesantes.
apapachos

Leon dijo...

Jajajaja, me temo que tenés toda la razón porque hasta en el periodismo del corazón se puede investigar. No digamos en este país, donde caminamos casi siempre sobre el suelo donde hace mucho, o hace poco, se cometió un delito de cualquier clase.

Wallito dijo...

Yo no soy periodista, no ando buscando historias, ni lo oculto, ni siquiera la verdad de lo que me cuentan... o de lo que leo...o de lo que veo.

Pero me parece que es una conducta muy común nuestra (jóvenes, humanos, no se) el perder el impulso, el dejar de oler a épica nuestro propio respiro, en nuestros segundos se nos parece perder el entusiasmo que nos dio sentido el minuto anterior.

Vamos yo creo en tu re-encanto, yo creo en tu pasión por redescubrirte te animo a seguir creyendo que es posible ;)

Issa dijo...

hey! tenes toda la razon yo soy publicista pero nos pasa lo mismo los premios son "lo importante" y se olvidan de la escencia, lo creativo, lo romantico, lo real... todo por seguir las reglas (o por que quien les paga asi lo quiere, clientes, gobierno, etc...) Nos vendemos por nada! Muy bueno tu blog!

Pedro Alejandro dijo...

¿y que me decis del Periodismo de Sociedad? Muchas veces los periodistas políticos y "de investigación" nos tachan de plásticos, vacios y sin relevancia. Creo que nunca han visto las sonrisas, miradas y entusiasmo de las personas que les gustaría salir en "la prensa" ... y no precisamente porque murió un familiar, son sospechosos de un robo o que son corruptos.