miércoles, 5 de noviembre de 2008

Ojeando libros

Qué días ajetreados. Para los que vivimos escribiendo por adelantado, ya llegaron las fiestas. Es curioso, vivo más de un mes adelantada. Para mí ahorita todo se trata de la Navidad y el año Nuevo y la fiestas y los regalos y los convivios…
Para cuando de veras llegue el fin de año, yo ya andaré pensando en el verano…
Pues, ayer pasé gran parte de mi día en una sesión de fotos en el estudio de PL. Estando un poco aburrida en la penumbra, mientras la cámara fotografiaba a una bella modelo, unos ojos me miraban. En una librera, como agazapado, estaba Julio Cortázar viendo lo que ocurría. Se trataba del magnífico libro con las fotografías que Sara Facio le tomó al venerado escritor. Fue un encuentro gratificante, dadas las circunstancias, pero apenas pude echarle una veloz ojeada pues debía seguir con mi trabajo. Oh Cortázar, cuántas vidas y cuántas plumas has alentado, con los guiños de tus cuentos.
Hoy tuve otro encontronazo con un libro, pero menos afortunado. Resulta que la muy leal y honorable Editorial Santillana lanzará pronto un libro sobre Carlos Peña…
No sé por qué me resulta tan chusco el asunto. El librito es de la mejor calidad, full color, y se llama “Qué onda con Carlos Peña”, según el comunicado de prensa los escribió el papá de Carlos, don Hugo, pero la portada dice The Peña´s family donde debería ir el autor. Luego dice “su familia, sus amigos, sus estudios, sus sueños”.
La edición está a cargo de la división Aguilar/Superación, y ofrece revelar lo que no se conoce sobre el “ídolo”, con la idea de motivar a padres y a jóvenes.
En la primera página, hay un espacio para el autógrafo del cantante, y luego empieza una especie de texto que no había visto jamás. Además de fotos tomadas la mayoría con cámaras caseras, hay variadas caricaturas donde aparecen todos los integrantes de la familia. Se pueden ver a los padres casándose, así como el árbol genealógico del muchacho, y un sinfín de opiniones de seguidores (del tipo de “en el cole mandamos mensajitos todos”) y cursilerías de ese tipo. No lo leí, claro, pero pude darme cuenta que el tono del libro va como “soy un ejemplo, si yo pude tú también”.
No tengo tiempo ni ganas de analizar este fenómeno creado por Hugo Peña, que trata de que no se olvide el único momento de gloria de su hijo a toda costa, pero supongo que no faltará el erudito que lo haga. No sé cómo le fue a Peña con la venta de discos (en una época donde ya no es negocio ni para los más grandes), pero este ya es una desfachatez, un desesperado intento de mercadear al joven. Ya me imagino la estrategia que hará don Hugo para venderlo, incluso en colegios…
Yo que pensaba que Shery y su esposo eran los masters de la autopromoción y el autobombo, pero Carlos Peña y su padre los hace ver como chancletas viejas.
Como me suele pasar, no puedo dejar de pensar en los verdaderos libros que se dejan de publicar por falta de interés de las editoriales. Cuántos autores que se queman las pestañas y la vida creando textos y no pueden ni soñar con una edición tan lujosa como ésta.
¿Lo van a mercadear como el regalo perfecto para Navidad? Seguramente. No se asusten si reciben uno el 24 de diciembre…

6 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

ahhh, y yo que le había pedido uno a Santa, jajajaja.... prefiero comprar toneladas de lubricante, mucho lubricante... seguro me lo disfruto mucho más.

Alexxx dijo...

jajaja tenes razon vos verde; pero bueno, en estos tiempos la comercializacion importa bastante, las editoriales mas que todo se enfocan mas en un bestseller, siempre habra gente que tiene un gran libro, pero como pronostican que no se va a vender como pan caliente no les hacen caso. Asi se ha vuelto este mundo, que la mayoria de las veces importa lo material.

Ivan Alejandro Samayoa Solis dijo...

Hola Jessica, agradezco el comentario de mi blog, pues te digo que espero que podamos disfrutar mutuamente de nuestra loca naturaleza aunque en diferentes ramas, admiro mucho tu forma de escribir y te deseo muchos éxitos. Hablando de otra cosa he oído que compararan a Julio Cortázar con Borges por lo que me daré un tiempo para leer algo de el, tal vez podrías decirme que obra me recomiendas mas.

Leon dijo...

Jessica: Shii!!! Qué bonito post con el contrapunto entre Cortázar y The Peña's Family... genial.

Iván Alejandro: Luis Leante me preguntó, cuando supo que me gusta, que me engasa, Borges, que si me gusta leer a Cortázar. Le respondí que sí, fue de lo mejor que leí de adolescente. Se sorprendió. En España, me dijo, mis amigos que leen a Cortázar no leen a Borges y viceversa.

Espero que disfrutés a los dos, son geniales, cada uno creó un universo muy propio.

Lucha dijo...

excelente comentario...
e increíble...realidad

No prescription online dijo...

Interesante informacion yo pienso que debe ser muy cansado y desgastante hacer un libro, felicitaciones por su tiempo