viernes, 1 de junio de 2007

Yo columnista


Pronto tendré otra vez una columna en Siglo Veintiuno. Ya tuve una en Monitor, hace años. Era divertido poder hablar de temas que a mí me interesaran nada más, aunque a los demás le pelaran.
Hay niveles de escritura. Este blog, es una bitácora para hablar de cosas que en general no son periodismo, ni literatura. Luego está lo que escribo en el periódico, informativo, directo, impersonal.
Y está La Escritura, mi obra, que es lo más íntimo primero, para volverse luego lo más público.
Una columna es parte de un papel que un escritor debe, supuestamente, cumplir en la sociedad. No creo que deba usarse para fines propios, sino que debe servirle de algo al lector.
Esto me trae a la mente al gran columnista por antonomasia, Mariano José de Larra, que demostró que el columnista puede ser poeta, puede ser cómico, puede ser líder, puede ser un intelectual, puede ser un hombre triste y cercano al suicidio.
No sé de qué escribir. Y el día de cierre se acerca, se acerca, se acerca.
Es que toi un poco triste. Quizá sea la lluvia, quizá sea la ausencia del ser amado, quizá sea saber que hay gente en este mundo que me odia.
He tenido demasiado tiempo para pensar en estos últimos días, para recordar capítulos recientes de mi vida, terribles y oscuros, pero que me hicieron lo que soy hoy. He recordado personas que eran como el aire para mí, y que ahora es como que hubieran desaparecido. A pesar de que esta ciudad es pequeña y que andan por aquí cerca, no las he vuelto a ver ni por casualidad.
He oído que me odian, que nunca me quisieron, que siempre les caí mal y me soportaban apenas. ¿Cómo puede ser esto cierto? ¿cómo pudo ser todo aquello pura hipocresía? Prefiero creer que sí me quisieron, pero que los caminos se separan.
Como dice el Tri


LAS PIEDRAS RODANDO SE ENCUENTRAN
Y TU Y YO ALGUN DIA NOS HABREMOS DE ENCONTRAR
MIENTRAS TANTO CUIDATE
Y QUE TE BENDIGA DIOS
NO HAGAS NADA MALO QUE NO HICIERA YO

ENCENDIMOS EL MISMO FUEGO
COMPETIMOS EN EL MISMO JUEGO
COMPARTIMOS EL MISMO AMOR
Y EL MISMO DOLOR
LA VIDA NOS JUGO UNA BROMA
Y EL DESTINO TRAZO EL CAMINO
PARA QUE CADA QUIEN SE FUERA
CON SU CADA CUAL

2 comentarios:

Andrea dijo...

Amiga, la gente va y viene, pero quedan los recuerdos y lo aprendido. Abrazos y se te quiere. Andrea T.

rf dijo...

Jessica, me gustó tu columna. Sigue adelante!